Benditas Almas del Purgatorio – Oración que libera 1.000 Almas.

“Es importante y necesario orar por los difuntos”
-Juan Pablo II, (Angelus 2.11.2003.)

Recordemos a los fieles difuntos con nuestras oraciones,pues así como recordemos, así nos recordarán a nosotros. Cuéntase de S. Agustín que alguien le preguntó: “¿Cuánto rezarán por mí cuando yo me haya muerto?”. “Eso depende de cuanto rezas tú por los difuntos. Porque el Evangelio dice: en la medida que des, te será dado.”

ORACIÓN QUE LIBERA ALMAS
(Récese todos los días)

“Padre Eterno, os ofrezco la Preciosísima
Sangre de Vuestro Divino Hijo Jesús, junto con
las Misas que se digan en todo el mundo hoy:
– por todas las santas almas del purgatorio
– por los pecadores en todas partes,
– por los pecadores en la Iglesia Universal,
– los de mi propio hogar, y dentro de mi familia.
Amén”.

PROMESA EXTRAORDINARIA DE CRISTO:

El Salvador aseguró a Santa Gertrudis la Magna,
religiosa cisterciense del Monasterio de Helfa en
Eisleben (Alemania), a finales del siglo XIII, que
esta oración liberaría a mil almas del Purgatorio
cada vez que se ofreciese, extendiéndose también
la promesa a la conversión y salvación de las que
todavía peregrinan en la Tierra

IMPORTANTE:

Se recomienda su rezo diario, es incalculable el
bien que podemos hacer a las Almas si se recita,
consiguiendo la salvación de muchas almas,
dentro y fuera de la Iglesia, y en la propia familia.

Medítese la Gloria que alcanzará quien lo hiciere
así; en las gracias que obtendrá; en los pecadores
que salvará, en las ánimas que liberará, en la ayuda
y protección continua de éstas desde el Cielo, etc.

Piénselo bien cada cual, y comience ya desde hoy
mismo su rezo, mientras hay tiempo, pues todo pasa
y pasa pronto. Y el tiempo no vuelve jamás.
No mueran con las manos vacías de buenas obras.
¡Llénenlas ahora!

NIHIL OBSTAT: queda autorizada su impresión y difusión.
(Con licencia eclesiástica).