Amarás a tu prójimo como a ti mismo

F.Obra Pequeños Servidores de la Misericordia Eucarística. Obra del Padre Claudio Bert

En presencia del juego de las inclinaciones y antipatías se levanta el mandamiento del Señor: ‘amarás a tu prójimo como a ti mismo’.

Tal precepto vale sin condiciones ni restricciones. El prójimo no es aquel que me simpatiza. Es todo hombre que se acerca a mí sin excepción. Y de nuevo se dice aquí: tú puedes, porque debes. Es el Señor quien lo exige y Él no exige nada imposible. O más bien hace posible lo que sería naturalmente imposible.

Los santos, que confiando en la palabra divina, decidieron elevarla hasta el amor heroico de sus enemigos tuvieron realmente la experiencia de esta libertad de amor.

Quizá una aversión natural se manifestará todavía durante cierto tiempo; pero no tiene fuerza y no puede obrar sobre la conducta que es guiada por el amor sobrenatural.

En la mayor parte de los casos, ella cede ante el poder superior de la vida…

Ver la entrada original 140 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s