XXII Domingo del Tiempo Ordinario. Ciclo B. «Lo que sale de dentro es lo que hace impuro al hombre».

Mater Gloriosa

La vida del creyente está bajo la Palabra de Dios. Terminados ya los cinco domingos que leíamos el capítulo sexto de Juan, hoy volvemos a  recuperar el evangelio correspondiente a este ciclo, Marcos, que ya no dejaremos hasta el final del año litúrgico.

El Evangelio será, en definitiva, esto: la revelación de que el Reino de Dios es todo  aquello que haga a los hombres más humanos; la revelación de que el camino de Dios es combatir todo lo que hace daño al hombre y dedicarse a todo lo que le hace bien: el amor.

En el Deuteronomio que hemos leído, Moisés presenta a su pueblo la ley como voluntad  de Dios y como posibilidad de una vida larga y próspera. Y es que la ley de Dios llevó a  cabo una función insustituible en el orden público de la nación judía.

Y Santiago (segunda lectura) insiste en lo mismo…

Ver la entrada original 712 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s