De la felicidad del alma que sale de este mundo para el cielo.

Peregrino de lo Absoluto

CieloDichosa, por cierto, y bienaventurada es el alma que, desatada ya y libre de las ataduras de este cuerpo, vuela al cielo, y, segura y quieta, no teme al enemigo ni a la muerte; porque siempre tiene presente y contempla sin cesar aquel hermosísimo Señor a quien sirvió, a quien amó y a quien alegre y gloriosa finalmente allegó; y sabe que esta tan grande bienaventuranza, no se le puede menoscabar con el tiempo, ni perderse por la violencia.

Las hijas de Sión vieron esta tal alma, y la pregonaron por bienaventurada; y las reinas y esposas del Señor la han alabado, diciendo: ¿Quién es ésta que sube del desierto llena de delicias y recostada sobre su amado? ¿Quién es esta que va subiendo cual aurora naciente y sale como la mañana, hermosa como la luna, escogida como el sol, terrible como los reales bien ordenados y puestos a punto…

Ver la entrada original 205 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s