El negocio más rentable de la vida

Teresa, de la rueca a la pluma

Pedro Paricio Aucejo

(Publicado el 15 de julio de 2017 en el diario Las Provincias de Valencia)

La festividad de la Virgen del Carmen es una de las celebraciones religiosas más populares. Con ella se evoca, en miles de poblaciones de todo el mundo, la ancestral piedad ligada al monte Carmelo, el escarpado promontorio de una cadena montañosa situada en Palestina que, en forma de acantilado, se alza –con aureola teofánica– en medio del mar Mediterráneo, cerca del puerto de Haifa. En esa colina, lugar sagrado de reunión para el viejo pueblo elegido por Dios, se estableció en una gruta el profeta Elías (siglo IX a. C.). Allí, en premonitoria visión de María, presenció la aparición de una pequeña nube que, sobre el mar, se expandía rápidamente a lo ancho del cielo y desencadenaba una copiosa lluvia. Fruto de esta contemplación, el profeta instituyó una comunidad de eremitas que veneraban…

Ver la entrada original 708 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s