Meditatio: Santa María Micaela

AMOR A DIOS Y A LAS ALMAS

…Es un consuelo decir: esto lo sufro yo por Dios y en defensa de los pobres.
¡Si estas hijas llegasen a comprender bien lo que Dios las ama y mira por ellas!… ¡Cómo se los pagarían, amándole a su vez sin limites ni restricciones, dándole en pago todo su corazón! Pues bien, Hermanas mías, a esto estamos llamadas las Esclavas: a amarle por ellas, ínterin las enseñamos lo que es Dios, y lo que ellas le deben, muy particularmente; y ¡cómo por ellas pone el Señor en movimiento tanta gente, y lo principal de la ciudad! ¡Qué gastos! ¡Qué sacrificios no se hacen por salvarlas! ¡Y sin saber aún para quién! ¡Y sin conocerlas!

CONFIANZA EN DIOS

Anoche sufrí nuevas reconvenciones, amargas, duras, pero infundadas e injustas, delante de Dios, porque los hombres creen justo todo lo que no entienden… Te aseguro que me desmenuzan mis acciones de un modo que es una suerte viva yo desde que estoy en el Colegio, como si fueran de cristal las paredes. ¡Qué gente tan tonta! No conocen que yo no temo más juez que Dios: por Él hago y deshago, con acierto o sin él. Sólo a Él temo, y me consuela mucho tenerlo por testigo… Hoy, si te dijera algo del Amado, me perdía, pues siento fuego en el corazón.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s