DOMINGO TERCERO DE PASCUA, EMAÚS.

Parroquia de Santiago el Mayor

El evangelio de este domingo es muy gráfico y, al mismo tiempo, muy eclesiológico. Los dos que marchan a Emmaús son innominados porque simbolizan a todos aquellos que huyen desanimados y frustrados cuando las cosas no salen según «lo previsto» o según «lo razonable». Después de haber visto muerto a Jesús, son como Tomás, no se creen el testimonio de las mujeres de la mañana de Pascua y vuelven a su mundo. En su caminar hacia Emmaús van dando la espalda a Jerusalén (donde está el Misterio Pascual), a la incipiente Comunidad (donde se hace presente el Resucitado), en definitiva, dan la espalda a la fe, la esperanza y el amor, y caminan hacia…. la muerte. Pero el Resucitado les sale al encuentro para darles una catequesis (profundizar en la fe), despertar en ellos la esperanza (¿no ardía nuestro corazón?), y llenarlos de su amor (lo reconocieron al partir el…

Ver la entrada original 171 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s