Las nuevas 115 beatificaciones elevarán a 1.725 el martiriologio de la Guerra Civil

La Gaceta/Juan E. Pflüger

El obispado de Almería ha anunciado que el próximo 25 de marzo tendrá lugar el acto de beatificación de 115 mártires asesinados durante la persecución religiosa que se padeció en la retaguardia republicana durante la Guerra Civil. Es una nueva tanda que elevará a 1.725 el número total de beatos martirizados en la persecución religiosa en España durante la Segunda República y la Guerra Civil. En este caso son 95 religiosos y 20 seglares, entre ellos dos mujeres. Una de ellas de raza gitana que fue torturada y asesinada por negarse a contar quién le había enseñado a rezar el rosario.

Todo apunta a que no serán los últimos beatos de una de las mayores persecuciones religiosas de la Historia. Existen abiertos, de momento, otros 172 expedientes para el proceso de beatificación de víctimas del martiriologio español de los años treinta. Además, el Obispo Complutense, Juan Antonio Reig Pla, aprovechó el ochenta aniversario del inicio de las sacas de Paracuellos del Jarama para anunciar que se iniciaban los trámites de la causa de canonización de 44 mártires asesinados en esa localidad madrileña.

El holocausto católico en España

Los historiadores de la Iglesia Católica lo tienen claro, pese a la tradición del martiriologio de los tres primeros siglos de cristianismo por parte de los emperadores romanos, es en el siglo XX cuando más mártires han sido asesinados por negarse a renegar de sus creencias. Autores como Alfonso Ropero o John Fletcher aseguran que durante el pasado siglo ha habido más mártires cristianos que en los diecinueve anteriores. Tres son los momentos que han contribuido a que esto sea así: el nacimiento, crecimiento y expansión del comunismo; la Guerra Cristera en México; y la Guerra Civil en España.

Los años treinta en nuestro país han dejado 1.625 beatificaciones, además de que se encuentran abiertos casi dos centenares de procesos más, entre ellos los iniciados en noviembre pasado por el Obispo Complutense, Juan Antonio Reig Pla, en relación a 44 de los miles de asesinatos que se cometieron en la localidad madrileña de Paracuellos del Jarama.

Es curioso que, pese a las continuas acusaciones de la izquierda de connivencia del régimen del general Franco con la Iglesia, hubo que esperar hasta varios años después de su muerte para empezar a ver reconocidas las virtudes de los mártires de la Guerra Civil con la beatificación. El 29 de marzo de 1987, el Papa Juan Pablo II beatificaba a tres carmelitas descalzas conocidas como las “mártires de Guadalajara”. Por lo tanto se tardó más de cincuenta años en empezar a reconocer estas virtudes, y ello a pesar de que la persecución a la que fueron semetidos miembros, fieles y bienes de la Iglesia durente la Segunda República y la Guerra Civil estaban perfectamente documentadas por los informes diocesanos realizados en la posguerra. La recopilación de estos informes ha permitido conocer la magnitud de la persecución, en la que fueron asesinados 6.832 religiosos, además de casi 10.000 seglares pertenecientes a movimientos de dentro de la Iglesia como la Adoración Nocturna o la Acción Católica.

A partir de esa primera beatificación de mártires de la Guerra Civil, el Papa Juan Pablo II tomó la decisión de realizar actos colectivos. Así,en 1992 beatificó a 122 religiosos asesinados en España en 1936 en la Plaza de San Pedro del Vaticano ante la asistencia de más de 20.000 personas. Y dio un paso más, aprovechando sus visitas apostólicas, como hizo en Madrid en mayo de 2003.

Su sucesor, el Papa Benedicto XVI, también se mostró partidario de este reconocimiento múltiple y el 28 de octubre de 2007, ante cientos de miles de personas, beatificó a otros 489 mártires de la represión religiosa que la izquierda realizó en España durante la Guerra Civil. No fue la última beatificación numerosa, el 12 de octubre de 2013, ante más de 25.000 personas, se celebraba la beatificación más numerosa de la historia con 522 víctimas del martirio al que los frentepopulistas asesinaron, en muchos casos, entre terribles tormentos.

Posterioremente se han producido dos nuevas beatificaciones, en este caso lo ha hecho el Papa Francisco. En octubre de 2016 furon elevados 4 benedictinos y en diciembre pasado 108 nuevos beatos, todos ellos asesinados durante la represión en la retaguardia republicana durante la guerra en España.

El número total de mártires por la persecución religiosa entre julio de 1936 y abril de 1939 fue de 11.743 víctimas. Fueron asesinados 6.832 religiosos, además de 3.911 seglares y al menos 1.000 seminaristas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s