Espiritualidad de la adoración

Padre Claudio Bert

img_3879

El camino de la santidad es arduo: la puerta es estrecha y a la Gracia que se recibe hay que corresponder con la inteligencia y con la voluntad, con todo el ser.

Cada cual, en su estado de vida, necesitará la fuerza de la Eucaristía para vivir así como para avanzar en la vida cristiana.

La santidad, lo sabemos, no consiste en elementos y hechos extraordinarios, sino en la profundidad cristiana y sobrenatural con la que cada cual vive y desarrolla las obligaciones y trabajos de su propio estado de vida: el sacerdote como sacerdote, el casado como casado, el religioso como religioso, el seglar como seglar en el mundo.

El apoyo y las luces necesarias para vivir así, se reciben de la Eucaristía, no solamente celebrada, sino también adorada en los largos y silenciosos ratos de adoración eucarística, junto al Señor en el Sagrario o en la custodia. Así…

Ver la entrada original 592 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s