El arrodillarse

FOPSME - Padre Claudio Bert

untitled

¿Qué hace alguien cuando se vuelve engreído? Se endereza, eleva cabeza y hombros y toda su figura. Todo en él dice: “¡Yo soy importante, yo soy grande! ¡Yo soy más que los otros, más que tú aquí ante mí!”. En cambio, alguien de disposición humilde se siente pequeño, entonces inclina su figura. “Se humilla”, dice el Señor. Más profundamente cuánto más grande es aquél que está ante él; más pequeño se estima antes sus propios ojos; más vivamente experimenta sus límites.

Pero, ¿dónde percibimos más claramente cuán pequeños somos sino cuando estamos ante Dios?

El gran Dios, el que existía ayer tanto como hoy y durante cientos y miles de años, porque Él es eterno. El que gobierna esta habitación y la ciudad, el amplio mundo y el espacio estelar inconmensurable. Todo es ante Él como un corpúsculo. El Dios Santo puro, justo y de majestad infinita. ¡Cuán grande…

Ver la entrada original 228 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s