No quiero ser esclavo, mi Jesús… (Hb 2,14-18)

A la luz de la Palabra

Vivir la vida como esclavo. Suena terrible. Lo suficientemente terrible como para querer luchar por otra cosa. Esclavo… dejando que me lleven sin oponer resistencia, que me manden, que me ordenen, que me dirijan, que me opriman y me digan lo que debo pensar, cómo debo vestir, lo que debo creer, lo que debo aceptar o rechazar, las personas con las que me tengo que relacionar, lo que tengo que estudiar… No tengo duda de que, si me dejo, alguien tomará el mando de mi propia vida. Esclavo del bienestar, de la comodidad, de la seguridad… esclavitudes tan apetitosas…

En cambio Jesús… Jesús… Él quiso ser como yo para tenderme la mano. No para evitarme los problemas, ni las tentaciones, ni las dificultades, ni los sufrimiento… no lo hizo consigo… pero su mano tendida es oxígeno, es ventana abierta, es brisa, es caricia, es libertad incomprensible para el mundo, pero…

Ver la entrada original 21 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s