El Adviento es el deseo que crece para el abrazo entre Dios y la humanidad en Jesús

Padre Claudio Bert

PESEBRE VELA REF.00301.jpg web

Nuestras calles están adornadas con las luces de la Navidad. Los comercios se engalanan con motivos navideños. Ya nos han preparado la Navidad. Pero ¿qué navidad?

El Espíritu nos hace intuir que la Navidad es otra cosa muy distinta: el Nacimiento de Jesús, el Hijo de Dios. Y para prepararnos para ello la Iglesia nos regala el tiempo de Adviento. ¡Qué tiempo tan hermoso para todo creyente! Si el deseo es la antesala del encuentro, el Adviento es el deseo que crece para el abrazo entre Dios y la humanidad en Jesús. En el Adviento se nos dilata el corazón para  la esperanza, se ensancha nuestra interioridad por las promesas de Dios, se abren todas las heridas de las gentes y los pueblos a la ternura de nuestro Dios humanado.

Qué alegría ver así a la humanidad, en camino, con todos los pobres y doloridos en primera fila. Miramos…

Ver la entrada original 63 palabras más

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s