Domingo XXXII de Tiempo Ordinario

puerta

Alforjas de Pastoral

Seguiremos de la mano del Papa reflexionando sobre el amor, con el convencimiento de que el Dios revelado por Jesús es un Dios de vivos, (3ª lect) un Dios que nos impulsa a vivir con toda su riqueza la grandeza del matrimonio y la familia. No nos asusten los esfuerzos para conseguirlo. El convencimiento de San Pablo de que Dios nos da fuerzas (2ª lect) nos anima a ello. 

Con estos buenos augurios continuamos con el análisis que hace el Papa del famoso texto paulino. Dice el Apóstol que el amor es también:

Desprendido. Es decir, no busca su propio interés. Las madres, que son las que más aman, buscan más amar que ser amadas. Por eso, el amor puede ir más allá de la justicia y desbordarse gratis, sin esperar nada a cambio, hasta llegar al amor más grande que es dar la vida por los demás…

Ver la entrada original 709 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s