“He venido a buscar y a salvar lo que se había perdido”

La Guía Parrroquial

XXXI Domingo del Tiempo Ordinario. Ciclo C.


La historia lucana que leemos este domingo, es in duda un relato de conversión, de movimiento, de dinámica hacía el perdón, ya que en la menuda figura de Zaqueo se muestra todo el interés natural del ser humano, por buscar y encontrar a Dios. Pero el verdadero protagonista de esta historia (aunque se nos escape a simple vista) no es el corrupto y converso Zaqueo, sino, que es Jesús, la fuente del perdón y la misericordia.

La historia de Zaqueo, y seguramente la historia de cada uno de nosotros, es una historia que narra el amor de Dios hacia nosotros, que cuenta su paciencia, su enseñanza, su espera, e incluso su misericordia sin limites para con nuestros pecados. Y es esta la gran noticia del cristianismo: Dios nos ama, así como somos, no nos exige nada, no nos pide nada para darnos…

Ver la entrada original 454 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s