Cuánto menos hay para los ojos, más hay para el alma.

Padre Claudio Bert

11377363_841221709282043_7123701477102854630_n

“El alma iluminada por la fe está bien lejos de juzgar las cosas como aquellos que las miden por los sentidos, y que ignoran el tesoro inestimable que ellas encierran. El alma que ve la voluntad de Dios aún en las cosas más pequeñas, más desoladoras y más mortales, recibe todo con igual alegría, júbilo y respeto; frente a aquello que los demás temen y huyen con horror, abre de par en par sus puertas para recibirlo con honor. Las apariencias exteriores son modestas,  y los sentidos aportarían una actitud de menosprecio; pero el corazón, bajo ese velo vil, reconoce y respeta la majestad real, y cuánto más ésta se abaja para venir modestamente y en secreto, más penetrado de amor se halla el corazón.

No me es posible expresar lo que el corazón siente cuando recibe a la divina Voluntad  así hecha tan pequeña, tan pobre, tan anonadada. ¡Oh…

Ver la entrada original 195 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s