La dignidad del sacerdote y el sacrifico del altar

F.Obra Pequeños Servidores de la Misericordia Eucarística.

nova-imagem-2

“Mas ¿en qué orden y jerarquía pondremos, dime, al sacerdote, cuando invoca al Espíritu Santo y realiza aquel tremendo sacrificio y toca continuamente al Señor universal de todos? ¿Qué pureza, qué reverencia no exigiremos de él? Considera en efecto qué tales hayas de ser las manos que administran estos misterios y la lengua que pronuncia aquellas palabras, qué pureza y santidad no haya de superar la santidad del alma que en sí recibe a tan soberano espíritu. En ese momento, hasta los ángeles rodean al sacerdote y toda la jerarquía de las celestes potestades clama y de ellas se llena el lugar que rodea al altar para gloria del que allí está puesto. Y para creer esto, basta considerar los misterios que allí entonces se cumplen; mas yo oí también referir a uno que un anciano, varón venerable y que acostumbraba ver revelaciones, le refirió como una vez se le…

Ver la entrada original 115 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s