Homilía Domingo XV de Tiempo Ordinario

fondopalabradedios

Alforjas de Pastoral

1. Situación y contemplación

La pregunta del letrado del Evangelio de hoy nos la hacemos muchas veces: «¿Qué tenemos que hacer para ser buenos cristianos, para que la vida merezca la pena?»

En ocasiones, especialmente, en que «nos falta algo». Objetivamente, parece que funcionamos bien. Subjetivamente, seguimos insatisfechos.

El santo nunca está satisfecho de sí mismo; pero no, pierde la paz.

El mediocre o tibio siempre está satisfecho; pero oculta su amargura interior.

El mediano es un insatisfecho, por definición. A veces, por perfeccionismo, pues necesita saberse bueno, ya que en ello se empeña. Otras, por lucidez interior. Por eso necesita no dispersarse en mil deberes y descubrir la sabiduría de lo esencial: el amor.

Lucas ha puesto la parábola del buen samaritano a continuación del discurso de misión para que el discípulo no se vaya por las ramas. El Reino consiste en la revelación del amor de Dios…

Ver la entrada original 544 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s