Agonía de Jesús en la cruz

Peregrino de lo Absoluto

Jesús en la CruzEl orgullo, como hemos dicho, fue la causa del pecado de Adán y, en consecuencia, de la ruina del género humano; por eso vino Jesucristo a reparar tamaña catástrofe con su humildad, abrazándose generoso  con los oprobios que le preparaban sus enemigos, como dijo David: Porque yo por tu causa sufrí afrenta y se cubrió de confusión mi rostro. Toda la vida del redentor estuvo plagada de menosprecios y humillaciones, recibidas de parte de los hombres, que Él no rehusó padecer hasta la muerte, para librarnos de la eterna humillación: El cual, en vez del gozo que se le ponía delante, sobrellevó la cruz, sin tener cuenta de la confusión.

¡Oh Dios!, ¿quién no lloraría de ternura y no amaría a Jesucristo si considerará cuánto padeció en las tres horas en que estuvo crucificado y agonizando en la cruz? Cada miembro de su cuerpo estaba llagado y dolorido, sin que…

Ver la entrada original 221 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s