Estad siempre alegres en el Señor

Peregrino de lo Absoluto

domingoDomingo llevaba seis meses en el oratorio de Don Bosco, cuando escuchó durante la Santa Misa lo siguiente: “es voluntad de Dios que todos seamos santos; es muy fácil alcanzarlo, y al santo le está preparado el Cielo”.

Aquellas palabras inflamaron su corazón de tal forma que expresó: “Siento un deseo, una necesidad de ser santo. Jamás creía yo que uno podía llegar a ser santo con tanta facilidad; pero ahora tengo entendido que uno puede muy bien ser santo estando siempre alegre. Quiero absolutamente y tengo absoluta necesidad de ser santo”.

Pero Don Bosco le advirtió: “Se requiere en primer lugar una moderada y constante alegría”; y lo exhortó a perseverar en el cumplimiento de sus deberes de piedad y estudio, y que no dejase la recreación con sus compañeros.

A su vez Domingo le dijo: “el regalo que le pido es que me ayude a ser santo. Quiero…

Ver la entrada original 17 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s