ORACIÓN AL SANTO ANGEL CUSTODIO DE ESPAÑA

 

Oh, bienaventurado espíritu celestial, a quien la Divina Misericordia se ha dignado confiar el glorioso Reino de España, para que lo defiendas y custodies; postrados ante ti y en amorosa unión contigo damos al Señor humildes y fervientes gracias por haber tenido para con nosotros la misericordiosa providencia de ponernos bajo tu protección; contigo le alabamos y bendecimos y a su divino servicio rendidamente nos ofrecemos.

Acepta, Ángel Santo, estos piadosos cultos que a tu honor dedicamos, ilumina nuestras inteligencias, conforta nuestras voluntades, presenta al Señor nuestras plegarias avaloradas con las tuyas; defiéndenos del enemigo de nuestras almas, que también lo es, y muy feroz, de nuestra Patria; alcánzanos del Señor que saquemos fruto y provecho espiritual de estos cultos, que crezcamos en la veneración a ti, en tu amor y en la docilidad a tus enseñanzas y dirección para que defendidos, custodiados y regidos por ti sirvamos fidelísimamente a Dios en nuestra vida privada y pública; para que se salven muestras almas y las de nuestros compatriotas todos; para que España sea siempre el paladín de la Fe Católica y Dios Nuestro Señor la bendiga, prospere y glorifique. Amén.

Featured Image -- 8917

20 consejos del Padre Pío para los que están sufriendo y su esperanza flaquea y se apaga poco a poco

Originalmente publicado en LANZA DE DIOS BLOG:

18851_mujer_triste_y_desesperada

Álex Rosal / ReL

Cada cierto tiempo Dios envía a nuestro mundo algunos hombres extraordinarios que hacen de puente entre la tierra y el cielo, y ayudan a que miles de hombres puedan gozar del Paraíso eterno. El siglo XX nos dejó uno especialmente singular: el Padre Pío de Pietrelcina, un religioso capuchino nacido en ese pequeño pueblo del sur de Italia y muerto en 1968 en San Giovanni Rotondo. San Juan Pablo II lo elevó a los altares en 2002 en una canonización que batió todos los récords de asistencia. Hoy se puede decir que es el santo más venerado en Italia.

El Padre Pío recibió unos dones especiales por parte de Dios como el discernimiento de las almas y su capacidad para leer las conciencias; curaciones milagrosas; la bilocación; el don de lágrimas; el perfume a rosas que desprendía y, sobre todo, los estigmas en pies, manos y costado que padeció durante 50 años.

A lo…

Ver original 540 palabras más

Sharing Christ in freedom – Pope Francis to 50,000 altar servers

Originalmente publicado en In Caelo et in Terra:

They were 50,000 strong, coming from 26 dioceses in Germany and beyond, filling all of St. Peter’s Square for an encounter with Pope Francis yesterday. Young altar servers, accompanied by some of their bishops, on a pilgrimage to Rome. To their great surprise Pope Francis addressed them in German. In my translation:

“The words from St. Paul’s Letter to the Galatians that we heard, make us sit up and listen. The time is right, Paul says. God is serious now. What God has always told the people through the prophets He now shows us with a striking example. God explains us that He is a good father. And how does He do so? By the fact that He made His Son man. Through this concrete human being Jesus we can understand what God really means. He wants human beings, who are free but know themselves always to be secure as children of a good…

Ver original 982 palabras más

Featured Image -- 8911

Monseñor Osoro: «La vida no es cuestión de votos»

Originalmente publicado en LANZA DE DIOS BLOG:

Ante la posibilidad de que el Gobierno paralice definitivamente la reforma de la ley del aborto, el arzobispo electo de Madrid, monseñor Carlos Osoro, aseguró este sábado en la cadena COPE que «la vida no es cuestión de votos, es un derecho que Dios mismo nos ha otorgado. A veces oscurecemos este don tan maravilloso»

Monseñor Osoro bendice a madres embarazadas, en la celebración en defensa de la vida, en la catedral: 24 de marzo de 2012

Monseñor Osoro bendice a madres embarazadas, en la celebración en defensa de la vida, en la catedral: 24 de marzo de 2012

«La vida es un regalo de Dios. La vida no es cuestión de votos, es un derecho que Dios mismo nos ha otorgado, nos regala. A veces oscurecemos ese don tan maravilloso». Así respondía el sábado monseñor Carlos Osoro, administrador apostólico de Valencia y arzobispo electo de Madrid, a la noticia de que el Gobierno de Mariano Rajoy ha abandonado la reforma de la ley del aborto.

En una entrevista en Dos días contigo

Ver original 653 palabras más

Featured Image -- 8908

Homilía del #PapaFrancisco en la Santa Misa con el Rito del Matrimonio

Originalmente publicado en LANZA DE DIOS BLOG:

0011544302

Basílica Papal de San Pedro, Vaticano
Fiesta de la Exaltación de la Santa Cruz
Domingo 14 de septiembre de 2014

La prima Lectura nos habla del camino del pueblo en el desierto. Pensemos en aquella gente en marcha, siguiendo a Moisés; eran sobre todo familias: padres, madres, hijos, abuelos; hombres y mujeres de todas las edades, muchos niños, con los ancianos que avanzaban con dificultad… Este pueblo nos lleva a pensar en la Iglesia en camino por el desierto del mundo actual, nos lleva a pensar en el Pueblo de Dios, compuesto en su mayor parte por familias.

Ver original 813 palabras más

Los Siervos del Hogar de la Madre

Los Siervos forman parte de la familia del Hogar de la Madre, una humilde planta de la Iglesia que se nutre del Evangelio y del carisma que ha recibido en la persona del fundador, D. Rafael Alonso.

Misiones en la Iglesia:
- La defensa de la Eucaristía.
- La defensa del honor de Nuestra Madre, especialmente en el privilegio de su virginidad.
- La conquista de los jóvenes para Jesucristo.

http://www.Hogardelamadre.org

Festividad de los Santos Cornelio y Cipriano

www.churchforum.org

Víctimas ilustres de la persecución de Valeriano, respectivamente en junio del 253 y el 14 de septiembre del 258, son el Papa Cornelio y Cipriano el obispo de Cartago, cuyas memorias aparecen unidas en los antiguos libros litúrgicos de Roma desde mediados del siglo IV. Su historia, en efecto, se entrelaza, aunque sobresale más la imagen del gran obispo africano.

Cipriano nació en Cartago hacia el 210 y, siendo todavía pagano, fue profesor y abogado de importancia. Se convirtió en el 246 y tres años después fue elegido obispo. Tan pronto tomó posesión de la cátedra de Cartago, estalló la persecución de Decio. Los cristianos tenían que presentarse al magistrado y pedir el “libellus”, es decir, un certificado que los declaraba buenos y honestos ciudadanos, previa obviamente la simple formalidad de echar algún grano de incienso en el brasero de algún ídolo.

Muchos escaparon con la astucia corrompiendo a los funcionarios, que daban certificados a “mercado negro”. Estos cristianos fueron definidos “libeláticos”. Hubo también los que renegaron de la fe y fueron marcados con el nombre de “lapsos”, es decir, caídos. El obispo Cipriano escogió el camino de la clandestinidad, huyendo al campo. Pasada la tempestad, Cipriano concedió el perdón a los libeláticos, y no les cerró el camino a los caídos, que podían ser absueltos en punto de muerte. Su línea moderada fue aprobada por el Papa, Cornelio, con quien Cipriano se había anteriormente alineado contra el antipapa Novaciano, escribiendo en esa ocasión su tratado más importante, el “De Ecclesiae unitate”.

Cornelio habia sido elegido Papa en el 251, después de un largo periodo de sede vacante, a causa de la terrible persecución de Decio. Su elección no fue aceptada por Novaciano, que acusaba al Papa de ser un libelático. Cipriano, y con él los obispos africanos, se puso de parte de Cornelio.

El emperador Galo confinó al Papa en Civitavecchia, en donde murió. Fue enterrado en las catacumbas de Calixto. Cipriano, a su vez, fue relegado en Capo Bon, pero cuando supo que habia sido condenado a la pena capital, regresó a Cartago, porque quería dar su testimonio de amor a Cristo frente a toda su grey. Fue decapitado el 14 de septiembre del 258. Los cristianos de Cartago pusieron pañuelos blancos sobre su cabeza para conservarlos, así manchados de sangre, como reliquias preciosas. El emperador Valeriano, al hacer decapitar al obispo Cipriano y al Papa Esteban, inconscientemente puso fin a una disputa entre los dos sobre la validez del bautismo administrado por herejes, no aceptada por Cipriano y afirmada por el pontífice.”